Qué hacemos

Proyectos de investigación

"Memorias políticas que activistas de diferentes generaciones construyen sobre la politización de la sociedad chilena en el pasado reciente" (2018-2021).

Proyecto Fondecyt Regular n° 1181493
 La sociedad chilena vive un proceso de politización (PNUD, 2015), caracterizado por una ciudadanía activa que exige cambios a partir de un malestar social que deriva de la falta de representatividad y legitimidad del sistema político, las profundas desigualdades de la sociedad chilena y las limitaciones e insuficiencias del proceso de democratización post-dictatorial. Este proceso no sólo constituye un escenario de debate sobre las condiciones del presente y las posibilidades de futuro, sino también en torno a las visiones del pasado reciente. Si bien por una parte se valora la política de los acuerdos que se produjo luego de la dictadura, por otra, se rechaza la violencia e ilegitimidad en la que se forjaron las condiciones que moldean el presente, y cuya continuidad se produjo tras el fin de la dictadura. De esta forma se cuestiona tanto el orden social actual, como el modelo transicional que configuró el sistema socio-político de las últimas décadas.

Este último posicionamiento configura memorias críticas que trascienden aquellas del terrorismo de Estado centradas en las experiencias de las víctimas de violaciones a los derechos humanos, y que en las últimas décadas han devenido en una posición hegemónica. Se trata de memorias que se articulan a través de una acción política que busca la transformación de las condiciones del presente, para lo cual recurren al pasado como fuente de comprensión y referente para la acción. Construidas por sujetos que, desde distintos sectores y posiciones generacionales, participan de movilizaciones sociales, y que constituyen verdaderas memorias políticas, en la medida que son elaboradas colectivamente en el marco de la acción política, que tienen un contenido político al referir a pasados o momentos de politización, y que su horizonte es contribuir a la transformación social.

De esta forma, la presente investigación se propone comprender las memorias políticas que activistas de diferentes generaciones construyen sobre tres momentos de politización del pasado reciente, a saber: el periodo de la Unidad Popular, el periodo del plebiscito de 1988 y el periodo de las movilizaciones del 2011- 2012. Para ello se caracterizarán estos periodos a partir de fuentes secundarias; se describirán y caracterizarán las memorias políticas, estableciendo diferencias y similitudes en virtud de sus posicionamientos generacionales. La investigación convocará a activistas que se identifiquen con un horizonte de crítica y transformación social del actual modelo socio-político, a través de su participación en distintos tipos de activismos: partidos políticos, organizaciones o movimientos sociales, e intervención en movilizaciones y acciones colectivas de manera independiente. Y que pertenezcan a tres generaciones, considerando a quienes fueron jóvenes (18 a 30 años) durante los períodos estudiados.

Dado el carácter dialógico y discursivo de la memoria, se utilizará una metodología cualitativa, en el marco de la cual se aplicará la técnica de Grupos triangulares para la producción de datos sobre las memorias políticas. Se conformarán dos grupos para cada posición generacional en cruce con tipo de activismo, además cada grupo tendrá una conformación mixta (ambos sexos). Se realizarán 18 grupos triangulares, con un total de 54 participantes. Los datos obtenidos se analizarán con el método de Análisis de Discurso.

La investigación constituye una innovación en el campo de estudio de las memorias colectivas del pasado reciente en Chile, por cuanto considera una apertura temporal que rompe los límites de las memorias hegemónicas coincidentes con la temporalidad de la dictadura, al incorporar el recuerdo de otros períodos. Centra su atención en nuevos sujetos involucrados en los procesos de construcción de memorias, trascendiendo el mundo de las víctimas y las generaciones más representativas (testigos), a saber, quienes participan actualmente en actividades políticas desde distintas posiciones generacionales. Finalmente, indaga en la relación entre memoria y política a través de los usos políticos de la memoria y por lo tanto en la construcción de memorias políticas.

"Memorias de la Violencia Política: Narrativas Generacionales del Período 1973-2013" (2014-2017).

Proyecto Fondecyt Regular n° 1140809
La investigación “Memorias de la Violencia Política en Chile: Narrativas Generacionales del período 1973-2013” se propuso comprender los recuerdos que personas pertenecientes a distintas generaciones tienen sobre la violencia política ejercida por el Estado en el pasado reciente de Chile. Para ello se conformaron seis grupos de conversación, integrados por al menos cinco personas cada uno y organizados según la década en la cual éstas participaron más activamente de movilizaciones y protestas: años 80, 90 y década del 2000. Durante las conversaciones se compartieron vivencias, recuerdos y opiniones sobre lo que lo/as participantes entendían por violencia política, lo que permitió abordar también la experiencia de miedo asociada a episodios o situaciones de violencia, y las formas en que se intentó sobreponerse o resistir a ellas.

A partir del registro de las conversaciones se redactaron seis narraciones colectivas, una por grupo, las que fueron discutidas por cada uno en tres sesiones consecutivas. A través de estas narraciones fue posible comparar las memorias de las distintas generaciones, considerando aspectos semejantes y diferenciadores. Se constató que en la memoria de las distintas generaciones la violencia política estatal se encuentra presente a lo largo de todo el período –de 1973 a 2013–, pero que adquiere expresiones e intensidades diversas según el momento histórico que recuerdan lo/as participantes. En la memoria de la generación de los 80, la violencia ejercida por el Estado en un contexto de dictadura, es de carácter extremo, es decir amenaza la vida e integridad física de las personas que combaten, se oponen, resisten o denuncian al régimen. Tortura, muerte y desaparición son narradas como situaciones probables, y las formas de protegerse de ellas conviven con un miedo difícil de disipar. Por su parte, en el recuerdo de los 90, el Estado continúa desplegando la violencia, pero selectivamente contra aquellos grupos que no aceptaron subordinarse a los pactos de la transición. Estos grupos continuaron usando la violencia como forma de resistencia pues consideraron que la recuperación de la democracia resultó limitada y que representaba una continuidad con la dictadura. La necesidad de proteger la transición, terminó legitimando la amenaza y agresión contra grupos que combatieron a la dictadura por las armas. Persiste así el miedo a la amenaza extrema tal como en los 80, sin embargo emergen nuevos miedos –algunos promovidos por las nuevas autoridades– como es el miedo a un nuevo golpe de Estado y el retorno a la dictadura si no se cautelan los acuerdos de la incipiente democracia. También surgen miedos derivados de la consagración del modelo neoliberal instalado por la dictadura, como son el miedo a la exclusión, al desamparo y a la precariedad, que son vividos como un tipo de violencia cotidiana avalada por el Estado.

Por su parte, la generación que ha participado de movilizaciones y protestas durante la década de los 2000, construye una memoria sobre la violencia política estatal en la que ésta se ejerce a través de la violencia policial para detener la crítica al modelo económico, social y político instalado por la dictadura y consolidado durante los últimos veinte años. Así, las protestas por la educación, el modelo previsional, los derechos de las mujeres, la amenaza de los recursos naturales y la situación del pueblo mapuche, entre otras, ya no ponen en peligro a la transición, sino que resultan legítimas y necesarias con el fin de transformar el modelo en el que vive el Chile actual. Frente a ello el Estado responde agrediendo a manifestantes y violando sus derechos, amenazando su integridad física, lo que en estas memorias nunca llega a los extremos que reconocen en las experiencias de otras generaciones. Esto lleva a la generación del 2000 a referirse a sí misma como “la generación sin miedo”.

Los resultados muestran la importancia de la memoria como una manera de reflexionar sobre el pasado a partir de las condiciones del presente, a través de la cual se formula un entendimiento sobre la violencia política, el miedo y la resistencia en perspectiva histórica. Pero también como una forma de diálogo intergeneracional, por cuanto se aprecia una frecuente referencialidad de unas generaciones sobre las otras para lograr constituir su identidad en el campo de la acción política. De esta manera, la memoria de la violencia política estatal es de larga data, no cesa con el fin de la dictadura, sino que su percepción por parte de los y las participantes muestra cómo ésta se va reconfigurando a lo largo de las décadas, lo que a su vez demanda de las personas nuevas formas de actuar conjuntamente con el fin de lograr transformar las condiciones sociales, políticas y económicas del presente.

"Usos del espacio, identidades sociales y políticas del recuerdo: análisis psicosocial de lugares de memoria de los conflictos violentos de nuestro pasado reciente" (2007-2009).

Proyecto Fondecyt Regular n° 1070925
Entre las iniciativas políticas que los gobiernos de la concertación han desarrollado en el ámbito de las memorias de las violaciones a los Derechos Humanos ocurridas durante el Régimen Militar, está el apoyo a las agrupaciones en la construcción de lugares de memoria. Monumentos, memoriales, placas, monolitos y parques en homenaje a quienes fueron detenidos/as y desaparecidos/as o ejecutados/as por la dictadura militar, habitan nuestra ciudad interpelando a los y las transeúntes a recordar la violencia de nuestro pasado reciente. Ex centros de detención y tortura están siendo recuperados por colectivos que proyectan en ellos la construcción de espacios significativos y simbólicos que vinculen el pasado con el presente.

La investigación usos del espacio, identidades sociales y políticas del recuerdo se centró en el análisis de los lugares de memoria de la Región Metropolitana así como en el uso que agrupaciones y/o colectivos del mundo de los Derechos Humanos hacen de ellos con el fin de recordar. Se buscó comprender el efecto que la relación entre los colectivos y los lugares tiene en la construcción social de sus identidades, analizando las implicaciones de ello en las políticas del recuerdo. A partir de las conceptualizaciones desarrolladas sobre la relación entre memoria colectiva y espacio, así como de los resultados obtenidos en el conjunto de la investigación, se buscó plantear lineamientos para la generación de políticas de la memoria en Chile.

Para lograr dichos objetivos se utilizaron metodologías diversas que incluyen tanto técnicas  cuantitativas como cualitativas. Se construyó una base de datos con los lugares de memoria existentes en la RM. A través de un cuestionario, se le preguntó a la mayor parte de las agrupaciones y colectivos de la región preocupados por la memoria y los derechos humanos, por los usos que hacen en cada uno de ellos. El análisis estructural de redes de dichos datos permitió visualizar las redes de relación existentes entre grupos y lugares, y entre los mismos grupos, así como los usos más frecuentes y significativos que se hacen de dichos espacios. Los resultados obtenidos en la primera etapa de la investigación condujeron a la elección de siete lugares para ser estudiados en diversos grados de profundidad: estatua en homenaje a Salvador Allende en la Plaza de la Constitución junto con la puerta de Morandé 80; ex centro de tortura clandestino Londres 38; ex campo de prisioneros 3 y 4 Álamos; memorial del detenido desaparecido y ejecutado político del Cementerio General; Monumento Mujeres en la Memoria; Un Lugar para la memoria de Paine. En los tres primeros lugares se realizaron observaciones periódicas y sistemáticas, así como entrevistas a grupos y actores sociales, que permitieron conocer las acciones de memoria que se llevan a cabo en dichos espacios.

Los resultados obtenidos nos permiten concluir, entre otras cosas, que: la existencia de un lugar de memoria depende de que en él se realice la memoria, es decir, se lleven a cabo acciones de recordar. Los usos que los colectivos de Derechos Humanos hacen de estos espacios son los que permiten que éstos sean parte de los significados que nuestra sociedad construye sobre su pasado reciente; los lugares de memoria son un escenario de acción política en los que se enfrentan diversas versiones del pasado. Las acciones que en ellos se realizan, que son principalmente conmemoraciones, formas de transmisión de la memoria, reflexiones en torno a la relación entre pasado-presente y diversas reivindicaciones que se realizan con y en el lugar, operan como formas de establecer una continuidad entre pasado-presente-futuro, así como entre las distintas generaciones; los lugares de memoria son espacios de encuentro entre colectivos y movimientos sociales que permiten su articulación y el fortalecimiento de sus acciones. Al mismo tiempo, pone en escena la existencia de distintas versiones del pasado facilitando una reflexión crítica sobre lo ocurrido y sobre el presente; la posibilidad de materialización de proyectos de memoria en dichos espacios supone la colaboración, negociación y eventualmente el establecimiento de alianzas estratégicas entre las agrupaciones, y entre ellas y el Estado; la proliferación de lugares de memoria en los últimos años y su uso activo por parte de las agrupaciones de Derechos Humanos, no sólo manifiesta la ausencia de una política pública de la memoria, sino la importancia y urgencia de su realización. Sólo así podrá el Estado garantizar el derecho ciudadano a la conservación y transmisión de la memoria en tanto patrimonio cultural de nuestra sociedad.

"Memorias de la violencia política en la transición a la democracia en Chile construida por activistas que la ejercieron durante dicho periodo" (2017-2020).

Proyecto Fondecyt Regular n° 1171568
La preocupación por los procesos de memoria colectiva surge en Chile de la mano de la transición a la democracia. El fin de la dictadura y la apertura que ello implica generan un contexto propicio para reconstruir aquellas versiones del pasado que fueron silenciadas por los sectores dominantes y por el gobierno militar, apareciendo en la escena pública múltiples acciones de memoria encabezadas tanto por organizaciones sociales como por organismos de Estado. También surge y se desarrolla un campo de investigación científica que –durante los 26 años que siguen al fin de la dictadura– se ha orientado principalmente al estudio de las memorias de la dictadura y de su violencia política, entendiendo a esta última como una característica distintiva del período. La fuerza de las memorias hegemónicas del terrorismo de Estado, para las cuales la violencia política habría cesado con el inicio de la transición, contribuye a invisibilizar el hecho de que la violencia política habría trascendido al cambio de régimen formando parte de acciones políticas de algunos grupos que siguen funcionando, o incluso que surgen, durante la postdictadura.

De esta manera, ni para la psicología ni para el campo de los estudios de la memoria, la transición y la violencia política que en ella se ejerce llegan a constituirse en objeto de investigación científica. Mientras la primera opera como un escenario a partir del cual se recuerda lo ocurrido en dictadura, la segunda queda eclipsada por la preocupación por los legados del terrorismo de Estado, siendo las memorias de la violencia política de la dictadura lo que constituye el foco de interés. En este escenario quedan muchas interrogantes por plantear, entre ellas las referidas a las memorias de la transición, a la violencia política en el periodo y a los sujetos que la ejercen. ¿Cómo se recuerda ese tránsito entre dictadura y democracia, no en lo que se refiere a instituciones y marcos legales, sino en lo que se refiere a experiencias subjetivas y vida social, especialmente por parte de actores y actrices que continúan armados?, ¿qué continuidades y discontinuidades se producen en este período en relación a los ejercicios de las violencias políticas?, ¿qué significados construyen sobre la transición aquellas personas que no formaron parte de las elites políticas que lideraron el proceso, específicamente quienes no abandonaron el uso de la violencia?, ¿cómo estos sujetos son interpelados a transitar en sus identidades militantes? Por último, aunque no menos importante ¿cómo las posiciones de género inciden en la construcción de esas memorias de la transición?

Para ello esta investigación se propone comprender las memorias colectivas que activistas que ejercieron la violencia política durante la transición a la democracia en Chile construyen sobre dicho ejercicio, considerando para ello el período comprendido entre el plebiscito de 1988 y la detención de Pinochet en Londres en 1998. A nivel teórico, se posiciona en un paradigma socio construccionista, planteando la cuestión de la memoria colectiva en términos de la construcción de significados sobre el pasado, la pregunta por la violencia política en relación con las experiencias y perspectivas de los actores y actrices que la ejercen, y el análisis de la dimensión de género aludiendo a las posiciones que se construyen y son construidas en los procesos de significación. Dichas opciones sitúan este estudio en el marco de la metodología cualitativa en general y en el campo de los estudios del discurso en particular. Se usarán tres estrategias de producción de información organizadas en fases. Primero se recurrirá a fuentes secundarias con el objetivo de caracterizar la violencia política en la transición; luego se realizarán entrevistas en profundidad a sujetos que ejercieron dicha violencia en el período con el fin de identificar sus memorias de la violencia política de la época. Finalmente se realizarán producciones narrativas buscando profundizar en las explicaciones sobre la violencia que los sujetos construyen a partir de sus experiencias de lucha.

Relevar las memorias de la transición a la democracia como objeto de estudio en sí mismo y su relación con las continuidades y discontinuidades en torno a la violencia política, incorporando las dimensiones de género en dicho análisis, contribuirá a abrir una línea de investigación hasta ahora no abordada por la psicología y esbozada débilmente en el campo de estudios de la memoria. Ello permitirá avanzar en la comprensión del proceso de transición a la democracia y el escenario actual de violencias políticas.

"Construcción de relatos generacionales sobre nuestro pasado reciente (1973-1990) en el escenario de cuatro lugares de memoria de Santiago" (2011-2013).

Proyecto Fondecyt Regular n° 1110162
Cuando se cumplen 37 años del golpe de Estado de 1973, y 19 años desde el regreso a la democracia, la época de la Unidad Popular y los años de Dictadura siguen tensionando a la sociedad chilena. Sin embargo, los actores y actrices sociales han ido cambiando, y hoy en día una parte significativa de chilenos y chilenas no experienciaron directamente dicho período, ya sea porque eran muy niños en ese momento o porque nacieron después del retorno de la democracia. Esto implica que las memorias de dicho período histórico (1970-1990) se han pluralizado, incluyendo no solamente aquellas construidas en torno a la experiencia directa de los hechos, sino también los recuerdos resultados de las vivencias de otros y otras, en un proceso de transmisión/apropiación de un pasado vivido como remoto y/o ajeno.

La memoria colectiva es un proceso dinámico y cambiante, que resulta del ejercicio permanente de los procesos de significación del pasado. Entre las acciones de memoria observadas en investigaciones anteriores están los discursos y narrativas sobre el pasado, así como su espacialización y materialización, es decir, la recuperación de espacios donde ocurrieron violaciones a los derechos humanos y la construcción en ellos de marcas materiales tales como placas, monolitos, monumentos y memoriales. Estos espacios, a los que nos referiremos como lugares de memoria, han sido investigados anteriormente y se ha mostrado que su uso contribuye a la construcción de relatos sobre el pasado, en la medida en que son utilizados como escenarios de prácticas colectivas de recordar. Dichos estudios se han centrado en los usuarios habituales de estos lugares (las agrupaciones de víctimas), dejando un vacío en los conocimientos que existen en torno a los posibles usos y relaciones que otros sectores (no víctimas y personas que no pertenecen al mundo de las agrupaciones de defensa de los Derechos Humanos) , pudieran establecer con estos.

Esta investigación se pregunta por los procesos de memoria colectiva que se realizan en el escenario y en interacción con lugares de memoria centrándose en la construcción generacional de relatos sobre el periodo 1970-1990. Sus objetivos son producir, analizar y comprar relatos generacionales (tanto aquellos basados en la experiencia directa como aquellos basados en la transmisión/apropiación) con y en el escenario de lugares de memoria significativos. También se busca conocer y comprender las interacciones que personas y grupos establecen con dichos lugares.

Se utilizará una metodología cualitativa que permita comprender las dimensiones discursivas y materiales de la memoria. Se realizarán 16 dispositivos grupales de producción de relatos generacionales de memoria de nuestro pasado reciente, utilizando como escenario de realización cuatro lugares de memoria significativos de la ciudad de Santiago[1]. Se analizarán los relatos con el método de Análisis de Discurso, entendiéndolo como el estudio de las relaciones sociales que éstos contribuyen a construir. Sin embargo, se irá más allá de lo discursivo para integrar en el análisis la interacción que se produce entre actores y actrices y los lugares de memoria, así como la incidencia de éstos en la elaboración de los relatos.

El cumplimiento de los objetivos permitirá, en primer lugar, profundizar en la dimensión generacional de los relatos sobre el pasado conflictivo de nuestra sociedad, mostrando los diálogos y tensiones que se producen entre la experiencia de un pasado vivido directamente y las memorias basadas en procesos de transmisión/apropiación del pasado por parte de actores y actrices que no fueron participes del periodo que se recuerda. En segundo lugar, permitirá comprender la función de escenario que poseen los lugares de memoria, profundizando en las interacciones que promueven y en las memorias colectivas que en/con ellos se construyen. La ampliación del campo de estudio saliendo del ámbito de las víctimas directas y sus hijos e hijas (que es en el que se centran la mayoría de los estudios), aporta a desprivatizar el tema involucrando a otros y otras ciudadanos/as en los procesos de construcción de memoria. Por último, la presente investigación constituirá un aporte no sólo en términos de producción de conocimientos en torno a las memorias de nuestro pasado reciente, sino también por la construcción de un método de investigación que permita comprender la relación entre memoria y espacio.

[1] La selección de los lugares significativos en los que se centrará esta investigación se realizó en base a los resultados del Proyecto Fondecyt Regular N° 1070926, “usos del espacio, identidades sociales y políticas del recuerdo: análisis psicosocial de lugares de memoria de los conflictos violentos de nuestro pasado reciente

Publicaciones Online

Revisión de estudios sobre violencias políticas realizados en la última década

Año: 2018

Revista: Revista Psicoperspectivas. Individuo y Sociedad

Autores: Jorquera, Tamara; Piper, Isabel

Recordar la dictadura chilena visitando lugares de memoria

Año: 2018

Revista: Psicologia & Sociedade

Autores: Fernández, Roberto; López, Loreto; Piper, Isabel

Urdiendo resistencias: memorias de conflictos locales en Valle del Huasco, Chile

Año: 2018

Revista: Revista Andamios

Autores: Ramos, Javiera; Piper, Isabel

Experiencia y materialidad en lugares de memoria colectiva en Chile

Año: 2015

Revista: Universitas Psychologica

Autores: Montenegro, Marisela; Piper, Isabel; Fernández, Roberto; Sepúlveda, Mauricio

Memorias de la violencia política en Chile: narrativas generacionales del periodo 1973-2013

Año: 2017

Proyecto Fondecyt Regular nº 1140809

Ni víctimas, ni héroes, ni arrepentido/as. Reflexiones en torno a la categoría “víctima” desde el activismo político

Año: 2017

Revista: Revista de Estudios Sociales

Autoras: Piper, Isabel; Montenegro Marisela

Violencias y resistencias desde una Producción Narrativa con militantes del Chile postdictatorial

Año: 2015

Revista: Athenea Digital

Autores: Fernández, Roberto; Jorquera, Tamara; Ramos, Javiera

Vivamos su dolor: visiones de jóvenes que visitan Londres 38

Año: 2012

Revista: Tramas

Autoras: Jorquera, Tamara; Ramos, Javiera

Memory Sites: Visiting experiences in Santiago de Chile

Año: 2017

Revista: Memory Studies

Autores: Piper, Isabel; Montenegro, Marisela; Fernández, Roberto; Sepúlveda, Mauricio.

The Study of Memory Sites through a Dialogic Accompaniment Interactive Group Method. A Research Note

Año: 2013

Revista: Qualitative Research

Autores: Espinoza, Adriana; Piper, Isabel; Fernández, Roberto

Reflexiones sobre una experiencia de análisis crítico de discurso elaborado participativamente

Año: 2012

Revista: Revista Pequén

Autoras: Jorquera, Tamara; Ramos, Javiera

rellena nuestro formulario para más información

Escríbenos

Redes Sociales

Siguenos en todas nuestras redes sociales y enterate de lo que está pasando.